jueves, marzo 23, 2006

Strength and Honor


Bajé hace poco Gladiador, (sí, yo bajo películas, y si, sé que atenta contra la industria), pero en fin. A Ridley Scott, que entre otras cosas, dirigió la primera Alien, le quedó bien redondita la saga de Máximo y su lucha con Cómodo. Dentro del género épico, es de las mejorcitas que he visto en estos últimos años, por eso la tenía que añadir a mi colección... Dejando de lado la cosa de macho que le gusta ver películas con hartas peleas, brazos cercenados y poderosos corruptos, esta cinta se me ha quedado sobre todo por el papel de Russel Crowe.
El tipo construye un personaje que llega, con matices que lo hacen salirse del héroe prefabricado que por su fuerza bruta consigue derrotar a los malos. Hay humanidad en el personaje de Crowe, y eso es lo que lo hace querible, y el director ha sabido balancear las virtudes de Máximo con su contraparte,interpretada por ese gran actor que es Joaquim Phoenix. Es cierto, Cómodo es la antitesis de Máximo (hasta los nombres se contraponen), pero al mostrarnos su inmensa soledad y patéticos intentos por hacerse amar, su situación llega a ser similar con la del general que encarna todas las virtudes que él no posee, y con el cual comparte el mismo destino trágico que en cierta forma los hermana, aunque sus redenciones no les otorguen la misma liberación final...

2 comentarios:

Matrera dijo...

También vi la película. Me gustó mucho el conflicto entre el protagonista y el antagonista. Pero lejos me quedo con la actiación de Joaquim Phoenix, excelente actor.

Buko dijo...

Ridley Scott me dejó de interesar en cuanto se apartó del cine fantástico (alien, blade runner, legend) y se dedicó a rodar absurdeces como "1492". Bueno también es que no me atraen mucho las películas de romanos (nadie es perfecto).
Un saludo desde el otro lado del océano.