El gaviotazo de Morrissey en Viña 2012

La historia es más o menos la siguiente. Morrissey, vino, exigió que su show empezara a la hora fijada por contrato, provocando que los organizadores del Festival de Viña 2012 se hicieran un lío con los tiempos. El ex The Smiths entregó una presentación impecable, y cuando terminó, sencillamente se fue,dejando con los crespos hechos a los animadores que, hay que decirlo, sólo cumplen órdenes, más allá de su irritante manera de animar. Resultado: la competencia folklórica se la pasaron por cierta parte y la programaron para el día siguiente, provocando la airada reacción de algunos jurados que se retiraron de la Quinta Vergara ante el ninguneo manifiesto al que se los sometió. Lo interesante de esto es que desnuda por un lado las falencias de organización que ha mostrado Chilevisión, por un lado, y por otro, las particulares características del certamen viñamariño. Esto de las gaviotas, antorchas y ahora entrega de llaves de la ciudad,  da verguenza ajena, y en ninguna otra parte del mundo se hace. En ese sentido, el Festival de Viña es único, pero no es algo de lo cual enorgullecerse. La porfía en mantener a la parejita de animadores es tan... folklórica, por nombrarlo de alguna manera.. Es un formato que está obsoleto hace décadas, que no aporta nada, y que para lo único que sirve es para mostrar picanterías como el beso al principio y que la galería empiece a chilllar siguiendo el juego de esta tontera. El Festival tiene que cambiar, no es posible que dure lo que dure, y adecuarse a los tiempos. Los años en que era la única oportunidad de ver a artistas de renombre es parte de la prehistoria, ya murió primero con la TV por cable y más aún con internet. El virtual empate que la transmisión del Festival tuvo con "Mundos Opuestos" en el primer dia, debe llamar a la reflexión. Chilevisión o cualquier otro canal no sólo tienen que organizarlo mejor, sino elevar el nivel y no seguir con la onda populachera que a lo único que lleva es a que nos miren como una rareza, y lo peor, poco profesionales. Lo que hizo Morrissey fue ser eso, un profesional que viene a cantar, no a recibir premios de dudosa categoría . Si a los organizadores les queda grande el poncho, entonces no intenten sacarse los pillos echándole la culpa a otros. Para eso están los productores, para hacer lo que mejor saben, producir, parodiando a uno de los personajes de "Quiz Show". Y de una vez por todas, basta de la pareja de animadores, usemos las lucas para traer menos artistas, pero de calidad reconocida y vigentes, empecemos más temprano o acortemos los tiempos, y elevemos el nivel musical. De otra manera, el Festival puede estar viviendo sus últimos años y seguir la suerte de otros certámenes que alguna vez tuvieron fama mundial, como Eurovisión y Benidorm. Si Viña no se adecúa a los tiempos, estas señales de decadencia pueden ser el canto del Cisne para el que alguna vez fue el evento musical más grande de Latino América.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cachai El Mote?

La Marcha De Los Pinguinos

Amigos (2011)