Clásico

Faltan 15 minutos para el comienzo del clásico. El tipo de terno y corbata que acaba de sentarse al lado mío me pide tímidamente el encendedor, me da las gracias con una voz bajita, y fuma en silencio mientras mira la cancha aún vacía. A los 30 minutos del primer tiempo, cuando el defensa central del local foulea al delantero de la visita, el tranquilo oficinista salta del asiento y empieza a aullar que ahorquen al desgraciado del saquero, que quiebren al hijo de puta del defensa, que mojen la camiseta que para eso les pagan, que el campeonato está arreglado y que siempre pasa lo mismo. Termina el partido y me acuerdo que no me ha devuelto el encendedor, pero no digo nada porque ando con la camiseta de mi equipo.



Santiago, Enero 2015

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cachai El Mote?

La Marcha De Los Pinguinos

Amigos (2011)